miércoles, 24 de noviembre de 2010

El vértigo del folio en blanco

Fiordo de Viborg en Jutlandia, Dinamarca


Hay veces, ya lo sabéis, que el vértigo es un folio en blanco, o un cruce de caminos o una puerta de llegadas.
Para el viajero, el momento dificil y adictivo no es cuando su barco leva anclas, sino cuando este atraca en puerto.

El viajero está acostumbrado a las esperas. Cuando llegas a un sitio después de un viaje largo, cansado, algo aturullado por el vaivén del tren, el infernal asiento del autobús o incluso el bamboleo cadencioso y enigmático del barco , por lo general te encuentras con una estación; parada; puerto o simple apeadero que es el encabezamiento de ese folio en blanco.

Cuando estas en movimiento eres más eficiente y tu única opción es ser y estar en el vehículo, por eso el viajero experimentado guarda fuerzas arrebujado en su asiento: come, lee, piensa o duerme.

Pero, ¡ay amigo! cuando llegas a destino empieza el verdadero viaje, tienes que empezar a deletrear tus pasos en ese infinito vacío que es llegar a un lugar desconocido, lleno seguro de cosas maravillosas y de cosas no tan maravillosas. Se abre la puerta y empieza la experiencia viajera, busca alojamiento, encuentra algo que se ajuste a tu condición, deja tu equipaje y camina por la ciudad.

Los largos paseos del que viaja sin programa son los versos que van llenando cada hoja del diario que se va escribiendo al tiempo que se vive. Cada rincón maravilloso que se descubre, sin querer queriendo, es un signo de exclamación que hace mas intenso el relato. Cada acento extranjero es una tilde que le da sonoridad al cuento del nómada vocacional. Cada comida diferente cumple la doble función de proporcionar energía y originalidad al tributo de la vida.

Por eso hay veces que cuando llegas a un sitio, sobre todo si has viajado de noche y aun estas algo adormecido, que sientes ese vértigo parecido al del poeta cuando se enfrenta al folio en blanco, lo que hagas ese día depende únicamente de ti. Eres totalmente libre de crear tu relato, puedes hacerlo inolvidable, sublime u horrendo, todo depende de ti. De ahí el vértigo que en realidad no es mas que la sensación de libertad absoluta, una vez liberado de las ataduras del día a día.

Galicia

Por avatares de la vida esta semana pasada estuve en Galicia, mas concretamente en Lugo. Hoy que aquella tierra arde a manos de terrorista...